Cómo volar más libre

Hacer el equipaje es una extensión de nuestra manera de vivir. Podríamos dividir el mundo entre las personas que recurren a su maleta más grande para evitar que les pueda faltar algo y las personas que prefieren viajar ligero.La planificación y la consciencia sobre tus necesidades marca la diferencia entre ambas. 

Más allá de nuestros hábitos propios existe una profunda preocupación por la contaminación y cómo ésta afecta a nuestra salud, que produce el transporte aéreo.  El peso del contenido de un avión afecta directamente al combustible necesario para efectuar el trayecto. Las compañías por lo general intentan reducir el peso de su carga al máximo para poder ahorrar. Tú, con tus decisiones puedes aportar tu grano de arena. Hoy te contamos cómo : 

  1. Piensa que realmente no necesitas contar con cosas diferentes para cada ocasión. Es posible que igual te llueva, sí, y creas que necesites llevar tus botas de agua, tu gabardina y un paraguas por si acaso, pero ¿no crees que puedes pasar sin ello?
  2. Planifica lo que necesitas llevar y lo que puedes encontrar en tu destino. La mayoría de hoteles y apartamentos de alquiler cuentan con secadores de pelo. 
  3. Decide una pauta de color. Hace años que sigo este consejo que leí en un blog y siempre me ha funcionado genial. De ese modo, te será mucho más sencillo llevar prendas que puedas combinar entre sí y tener opciones diferentes para diferentes ocasiones. Yo suelo decidirme por los azules y los grises en verano y el blanco y el negro en invierno. Una cosa que siempre incluyo es un vestido blanco o rojo que me permita romper esas pautas. 
  4. Prepara un equipaje realista con los días que vas a estar en tu destino. Una vez que lo hagas, te servirá para futuras ocasiones. Piensa lo que necesitas para 3 días o 5 y parte de ahí para ampliar dependiendo del tiempo que te encuentres fuera. 
  5. Recuerda que no necesitas disponer de una gran cantidad de ropa limpia. La ropa de algodón y seda la puedes lavar a mano con facilidad en cualquier parte y en verano tardará muy poco en secarse al aire. 
  6. Ten siempre tu neceser listo, uno exclusivo para tus viajes y aplica el mismo sentido común para la cosmética que necesitarás en destino. 

Libérate de las necesidades absurdas y disfruta del viaje.