Consumo consciente durante la crisis del Coronavirus

Una de las cuestiones a las que nos  estamos enfrentando estos días es el límite en la información acerca del consumo consciente en plena pandemia. Somos conscientes de que se trata de una crisis compartida y de la tragedia que supone su alcance. Apostamos por la sensatez, trabajamos desde casa, tenemos los desplazamientos completamente descartados y abogamos por las reuniones en entornos digitales. Nuestras vidas se han paralizado y ojalá lo más complicado fuese el cambio de agenda y perspectivas. Sin embargo hay una agenda que no para, la destrucción a la que se enfrenta nuestro planeta. Eso nos lleva a plantearnos si existe alguna manera de minimizar nuestro impacto durante esta crisis teniendo en cuenta que existe un marco ampliado de otra crisis que causa incendios, aumentos de temperaturas e inundaciones que también afectan a la vida de todas y de todos. Hemos querido hacer un análisis de pautas que comienzan por tomar todas las precauciones necesarias pero que nos pueden ayudar a tomar decisiones más eco conscientes. 

  • Las mascarillas : nosotras nunca apostamos por los productos desechables pero entendemos que hay que tomar todas las precauciones necesarias cuando es necesario. Empiezan a aparecer marcas que nos proponen alternativas reutilizables aunque los precios no son nada democráticos. Intentar capitalizar una crisis como la que enfrentamos nos parece un sintomático del sistema de consumo en el que vivimos. Las mascarillas quirúrgicas están recomendadas para exposiciones en lugares llenos de gente y hay que asegurarse que su traslado una vez utilizadas, sea correcto. Una bolsa de zip, sería suficiente, pero en este caso, recuerda que puedes moverla en bolsas de silicona reutilizable que puedes desinfectar con mucha facilidad. De esa forma podrás reducir tu huella. 
  • Los desinfectantes : nos recomiendan que nos lavemos las manos de manera constante. Los desinfectantes de supermercado pueden parecer una alternativa y sin embargo la mayoría de ellos viene en envases pequeños descartados en los procesos de reciclaje. Si te has decidido por ellos, te recordamos que para introducirlo después en el cubo amarillo, debes deshacerte de cualquier etiqueta que tenga el envase y tirarlo limpio. Los restos pueden contaminar el resto de envases de la cadena en la que entren. Te recordamos que el jabón normal es suficiente para la eliminación de bacterias. Seguro que en casa ya tienes lo que necesitas. Si vas a hacerte con nuevas pastillas igual encuentras jabones naturales que vienen sin envoltorio. Recuerda que además de desinfectar tus manos, debes hacerlo también con tus pantallas y teclados. Para esto puedes utilizar alcohol. Si no lo puedes comprar a granel, intenta comprar el envase que más cantidad contenga. 
  • La limpieza del hogar : el miedo a los gérmenes y bacterias en nuestras casas nos lleva a utilizar productos que nos prometen una desinfección profunda pero que son perjudiciales para nuestra piel, nuestras vías respiratorias y nuestros bolsillos. Además contaminan las aguas. El vinagre blanco, el bicarbonato o el ácido cítrico son alternativas saludables que puedes encontrar a granel, comprar en el envase de mayor capacidad y que no suponen ningún riesgo para tu salud. 
  • Compra a granel – en estos momentos nos puede parecer que todo lo que viene envuelto en plástico es más seguro que los productos a granel. Sin embargo, sinceramente, no sabemos quién ha estado manipulando los productos que tocamos en los supermercados. Asegurate que haces la compra en una tienda que desinfecta diariamente y que sus productos se encuentran bien protegidos en cajas o botes. Si no tienes la oportunidad de comprar a granel y necesitas hacerlo en supermercados, prioriza los productos que vienen en cristal o latas. El papel y el cartón no son una alternativa especialmente saludable, pero de esto te hablaremos más adelante. 
  • Consume mayoritariamente vegetales – el rastro de huella de carbono de la industria cárnica y de la de pescados es tan grande, que uno de los aspectos que más puede reducir tu huella es comer mayoritaria o únicamente producto vegetal. Ademása lo largo de esta crisis, las frutas y las verduras van a mejorar significativamente tu sistema inmune. Intenta reducir tus compras semanales a una a la semana para evitar riesgos innecesarios. 
  • Haz ejercicio – mantener la calma en estos momentos es fundamental. 30 minutos al día ayudan a focalizar. Si vamos a pasar los siguientes días en casa, podemos aprovechar para poner en práctica algunos nuevos ejercicios. De esta manera también aumentarás tus defensas sin aumentar tu huella. 
  • Remedios naturales – la sensatez es el mejor de todos. Estornudar delante de un pañuelo de tela, lavarnos las manos con jabón, no salir de casa a no ser que sea estrictamente necesario… 

Existen alternativas de bajo impacto para mejorar tu sistema inmune. Dormir lo suficiente, mantenernos hidratadas e hidratados con agua y limón y algunos aceites esenciales como el árbol de té o el eucalipto. 

Queremos aclarar que ninguna de los datos que aportamos son recomendaciones médicas. En caso de sentir malestar hay que continuar con el protocolo recomendado por expertos médicos.