Diez pautas para hacer y vivir de manera más frugal

¿Podemos ser más con menos? Si has decidido centrarte más en tus necesidades reales o en descubrir quién eres realmente y qué es lo que de verdad necesitas, estas pautas van a ayudarte en el proceso. Una vida más frugal no es una vida de renuncias, al contrario, es una vida llena de libertad, flexibilidad y consciencia.

  1. Reniega de lo que no necesitas – O aprende a diferenciar lo que necesitas de verdad. ¿Sigues comprando por impulso? Comprar sin propósito es un acto que afecta a nuestro entorno. Aprende a destinar tu dinero a cosas que te hagan feliz de manera consciente.
  2. Termina de usar lo que ya tienes – Sea lo que sea, productos de higiene, de limpieza, comida… Vivimos en un sistema que nos incita a aburrirnos de lo que ya tenemos y nos hace creer que algo nuevo y más excitante nos está esperando fuera. Terminar lo que tienes va a reducir tu huella plástica y de carbono evitando que desperdicios innecesarios acaben en vertederos.
  3. Pide prestado – No necesitamos el 100% de todo todo el tiempo. Si has decidido iniciar un proyecto de costura, seguro que alguien de tu comunidad te puede prestar una máquina de coser por unos días. Si tienes una boda, seguro que en tu grupo de amistades hay alguien deseando prestarte un outfit. No hay nada de malo en pedir prestado o en prestar, genera comunidades más unidas.
  4. Cocina en casa – Además de ser más saludable ahorra una cantidad tremenda de dinero anual. Cocinar puede ser muy creativo y divertido. Hacerlo con amigos o tu familia te va a encantar.
  5. Alarga la vida de tu ropa – Seguro que ya te estás animando a comprar menos y mejor moda. Productos de calidad perdurables que te alegran la vista y el espíritu. Toca el momento de cuidarla bien. Lavar a mano las prendas que lo necesiten, pasar de la secadora, remendar….
  6. Repara – Antes de lanzarte a comprar un nuevo producto pregunta si el que ya tienes puede ser reparado. Este gesto ahorra grandes cantidades de desperdicios y a ti dinero.
  7. Aprende cosas nuevas – Sobre todo aquellas que te hagan cada vez más autosuficiente. En lugar de perder el tiempo navegando de tienda online en tienda online, invierte en ti.
  8. Mantente en lo que te puedes permitir – Endeudarnos a causa de nuestro FOMO no tiene mucho sentido si lo piensas. Si no te puedes permitir un coche, usa la bici o el transporte público, si no puedes permitirte comer fuera, cocina en casa… Los mayores lujos en la vida no tienen por qué costarte un riñón.
  9. Deja de comprar productos sostenibles – Botellas de agua, bolsas de producto, pajitas de metal…. BASTA. No hagamos del consumo responsable una nueva necesidad de consumo. En casa seguro que ya tienes en gran medida lo que necesitas. Mira a tu alrededor y date cuenta que los envases son objetos también que pueden volver a utilizarse miles de veces antes de ser tirados.
  10. Reutiliza antes de tirar – Busca nuevos usos para aquellas cosas que estás pensando en tirar. Igual un cambio de color, un pequeño retoque… Si no piensa siempre en regalar o donar.