¿Es necesario el zerowaste?

El movimiento Zero Waste o Residuo Cero, ha crecido muchos los últimos años. Apuestan por un modelo de consumo que va desde la reducción casi completa de envases a la reducción total de los mismos. Una apuesta claramente inspiradora pero que no plantea una opción real al problema, ya que no es accesible para todo el mundo. Para poder entender si tener una vida de basuras cero es posible, antes deberíamos entender de qué se trata realmente. 

La única manera de llevar a cabo este modelo de consumo es  alejarnos de la civilización y auto abastecerse. Siendo realistas, huir del empaquetado es muy complicado. Piensa que al comprar a granel comprarás sin envase, pero el producto, para llegar a la tienda, sí lo tendrá. Las frutas y verduras a menudo vienen marcadas con una etiqueta adhesiva con la marca del distribuidor, los supermercados tienen también un sistema de etiquetado para poder hacer la lectura del precio, los ingredientes que utilizamos para hacer nuestros propios productos cosméticos también vienen, en su mayoría, empaquetados, al igual que los ingredientes para los productos de limpieza. En este sentido, es verdad que elegir el envase que mayor cantidad contiene nos ayudará a garantizar en parte su reciclado ( en España, los envases plásticos, deben medir más de 8 cm para no ser descartados).

El término basura cero o impacto cero es más una meta que un hecho. No hace falta llevar unas pautas y rutinas perfectas para aportar al cambio. El consumo consciente además debe tener una base realista para ser factible. 

Un tarro de cristal de tamaño reducido como contenedor de la basura de un año entero es el emblema de este movimiento. No negamos que mucha gente se pueda sentir inspirada por este gesto, como demuestra el crecimiento del movimiento Zero Waste, pero pensamos que otras se pueden sentir realmente frustradas al ver la meta como inalcanzable. Desde Lo Mínimo creemos que es posible no producir más residuos de lo que entra en un tarro de cristal y aportamos pautas en nuestro contenido para ayudarte a conseguirlo, pero si tu vida no se adapta, por las circunstancias que sean a ese modelo, no dejes que la frustración te paralice, no es necesario llegar a ningún extremo. Sé consciente, conócete a ti misma y a ti mismo y aporta lo que consideres que puedes aportar. El consumo responsable debe estar hecho a nuestra medida. Adoptar poco a poco pautas más conscientes es imprescindible. Se trata de mejorar nuestra calidad de vida, de tratarnos bien.