¿Qué debe ofrecerte un hotel?

Seguro que más de una y más de uno se encuentra en estos momentos buscando alojamiento para las vacaciones. Apartamentos turísticos, hostales, hoteles de varias estrellas, en cualquier ciudad existen opciones tan diversas como nuestros bolsillos. 

Ninguna de ellas se encuentra exenta de polémica y parece que viajar de manera responsable se complica cada vez más. Los apartamentos turísticos dinamitan los precios de los alquileres para los locales afectando a su dinámica cotidiana, los hoteles, con sus miniaturas en la ducha, comidas poco sostenibles y lavanderías agresivas promueven el desgaste energético hasta el extremo. Entonces ¿qué hacemos? 

La idea de tener un destino habitual de vacaciones como hace unas décadas no nos termina de encajar. Ya no queremos pasar una quincena quietos en un mismo sitio, nuestra búsqueda de aventuras, de certificar que las horas invertidas en el trabajo han servido para costearse unas vacaciones exóticas, instaura las nuevas ansias de viajar. El consumo responsable no debe suponer para nosotras una renuncia significativa, desde Lo Mínimo no nos atrevemos aún a proponer una idea cerrada, pero sí hemos elaborado una lista de gestos en los que fijarse a la hora de decidirse por un hotel u otro. 

Reducción de plásticos 

empezamos con lo más elemental. La capacidad de un hotel hace que las decisiones que se tomen en este sentido afecten positiva o negativamente a una gran cantidad de personas. Gestos como eliminar las pajitas de plástico de sus espacios o solicitar que los visitantes que no utilicen las miniaturas cosméticas las devuelvan a recepción para ser de nuevo utilizadas, son básicos. Por muy agradable que sea el espacio y por muy buena atención que tengan, no estarán realmente pensando en ti hasta que sus pautas de residuos plásticos no se optimicen. Pregunta antes de reservar, nuestro poder como consumidoras es muy grande, y tanto para grandes cadenas como para pequeños hoteles boutique tu interés marcará una línea roja en sus futuras ofertas. 

Ahorro energético

Sistemas de aire actualizados, sensores de temperatura y demás avances tecnológicos, pueden permitir a los hoteles una cantidad de energía más que significativa. Implementar sistemas de conservación y monitorización energética es un must en cualquier hotel que se precie de ofrecer un buen servicio a sus huéspedes. actualmente existen sistemas que nos permiten detectar si una persona ha dejado su habitación con las luces y el aire acondicionado encendido y ajustar esta sobrecarga energética a las necesidades del espacio y del visitante. Renovar y actualizar los hoteles no debe tratarse únicamente de acondicionar su diseño a los gustos más actuales. 

Conservación del agua

Las cantidades de agua que se consumen en hoteles son tan altas que implementando pequeñas pautas su ahorro puede ser realmente considerables. Controlar el flujo de agua en las duchas y bañeras, cisternas de capacidad reducida, información acerca de la importancia del ahorro de agua y lavados a bajas temperaturas es todo lo que un hotel necesita para optimizar su uso. 

Gestión de residuos 

Un punto importantísimo para cualquier hotel que se considere así mismo digno de su actividad en el siglo XXI. ¿Se separan basuras? ¿Se separa el material orgánico para su posterior compostaje? 

Gestión de sobrantes de alimentos 

Los sobrantes de alimentos no son únicamente uno de los gestos más llamativos en la desigualdad social instaurada entre los dos polos del planeta. Los restos orgánicos de comida que acaban en los vertederos producen cantidades de metano y otros gases tan altas que afectan más al calentamiento global que el CO2 de los automóviles. 

Salarios y condiciones justas para sus trabajadoras y trabajadores 

Si beneficiarte de unas tarifas más reducidas en el precio de tu habitación por noche implica que las personas que están trabajando en el hotel para que tu estancia sea lo más agradable posible se enfrentan a condiciones malas de trabajo y salarios que rozan la explotación, no debería valer la pena que disfrutes de tus vacaciones allí. Seguramente esta sea información a la que no podrás acceder desde el hotel, pero siempre podrás preguntar directamente al personal que te encuentres en los pasillos. 

La implementación de sistemas de ahorro energético y la actualización de los sistemas que tenga el hotel puede reducir considerablemente su huella de carbono y por lo tanto la tuya propia. Recuerda preguntar por estas pautas antes de tu próxima reserva, quizás si puedes elegir entre dos hoteles con precios y servicios similares estos gestos pueden ayudarte a decidirte por uno o por otro.