Un julio sin plásticos diferente

De la iniciativa #plasticfreejuly os hablábamos el año pasado por estas fechas. En estos doce meses han cambiado mucho las circunstancias. El movimiento ZeroWaste, que abandera esta iniciativa, se ha visto profundamente afectado por la pandemia que enfrentamos actualmente ya que nos hemos visto obligados a cambiar muchas de nuestras pautas de consumo. Si bien desde Lo Mínimo no somos férreas defensoras de este movimiento, sí creemos que tiene una base realmente inspiradora. Desde ayer, comienzan a aparecer los # relacionados con esta iniciativa, que pretende concienciar del impacto negativo de nuestro consumo y facilitarnos el camino hacia pautas positivas. No debemos pasar por alto que el camino hacia el consumo responsable no es estático. Nuestras necesidades varían con el paso del tiempo al igual que nuestros valores, por este motivo, nuestras pautas van cambiando y evolucionando también. Este mes de julio requiere poner el foco en nuevos aspectos en los que nuestra seguridad sanitaria sea la prioridad. Apostar por la reducción de plásticos de uso único cuando en algunos casos son indispensables para proteger nuestra integridad física puede ser arriesgado.

Esto no quiere decir que no podamos apostar por un julio sin plásticos ,aunque quizás con algunas variaciones o concesiones. Os dejamos algunas pautas sencillas para seguir apuntando en la dirección correcta.

  1. Audita tu basura: Si nuestro consumo se ha visto forzado a cambiar, prestemos atención a nuestros restos. Recuerda que no desaparecen al depositarlos en el contenedor correspondiente. Presta atención a las veces que bajas tu basura, los productos que más residuos generan… Apuesta siempre que puedas por la reducción.
  2. Reflexiona sobre tus valores : ¿Qué te lleva a desear un cambio? ¿ Cuáles son tus prioridades? Incorporar nuevas rutinas debe hacerse de manera gradual pero requiere de un cambio profundo. De este modo asegurarás un impacto a largo plazo.
  3. Repasa tus necesidades: Tenerlas claras es el primer escalón hacia una vida más consciente. Nuestro modelo de consumo se basa en el crecimiento exponencial, que a su vez necesita de las compras por impulso. En nuestro blog puedes encontrar información y pautas que te van a ayudar a controlarlos. Recuerda que antes de comprar es importante preguntarse si realmente lo necesitas.
  4. Busca siempre la alternativa de impacto menor : El mercado ofrece, la mayoría de las veces, una alternativa al producto más contaminante. En el supermercado el envase más grande si no lo hay en vidrio o aluminio, cepillos de dientes de bambú, cuchillas reutilizables, copas menstruales, tazas reutilizables para tu café para llevar … Ojo aquí, mira siempre antes si tienes alguna alternativa por casa que te sirva, no hagamos del consumo consciente una nueva necesidad de consumo.
  5. Reduce el desperdicio alimentario : Esto es posible en cualquier circunstancia. Planea tus menús en base a tus gustos y necesidades. Recuerda que el desperdicio alimentario genera cantidades ingentes de metano en la atmósfera. Compra únicamente lo que de verdad consumes y necesitas y aprende a conservar tus alimentos correctamente.
  6. Sé motor de cambio: El presente nos exige un cambio sistémico. Nuestro consumo masivo está generando una situación que ya no es sostenible a corto plazo. Aprovecha este mes para escribir a tu ayuntamiento o comunidad solicitando actualizaciones en los sistemas de reciclaje, nuevas normativas … Todos podemos ser activistas. 
  7. Educa a tu entorno : Sin ser pesados y eligiendo muy bien nuestras batallas. El consumo consciente es una pauta positiva que lejos de juzgar actitudes o culpabilizar, busca inspirar a los demás.
  8. Aboga por la igualdad social: Recuerda que la emergencia climática genera desigualdad social. Las comunidades Bipoc son especialmente vulnerables. Infórmate, o busca proyectos que puedas apoyar.
  9. Apuesta por el consumo de barrio y los pequeños comercios: Su esfuerzo diario aporta muchísimo a la hora de generar pequeñas comunidades más fuertes económicamente y se han visto profundamente afectados en los últimos meses.
  10. Cuidado con el reciclaje : Ya puestos a aceptar el uso de plásticos de un único uso durante la crisis que enfrentamos, ten al menos mucho cuidado con el impacto negativo que producen sobre el entorno. Siempre que sea posible busca alternativas y deposítalos en el contenedor correcto. Si tienen dudas no caigas en el whishcycling y apuesta por el de restos.
  11. Recuerda que un pequeño cambio tiene siempre un gran impacto.